jueves, 18 de septiembre de 2014

TENEMOS NUEVO TEACHER, EL PROFE CESAR...

Imprimir
Con la llegada del nuevo curso todo son novedades,edificio nuevo, nuevos conocimientos y algunos profes nuevos...Entre ellos, el teacher Cesar, que ha llegado este año y que nos va a enseñar inlés mientras nos los pasamos genial..

                                                           ¡¡ COME WITH ME!

video


video







jueves, 11 de septiembre de 2014

¡SUPERAMOS LA PRIMERA SEMANA DE CURSO!

Imprimir

La primera semana de curso está llegando a su fin. Los pequeños magos, (que ahora me dicen que en 4 años, ya deben ser los magos medianos), han vuelto con las pilas cargadas y unas energías enormes. Los primeros días los hemos dedicado a conocer nuestra nueva clase, sus espacios y recordar las normas que ya conocíamos y que en algunos casos parecen haberse olvidado y a ir presentando las nuevas que ya en este curso nos irán haciendo ser cada día más y más mayores...

Los primeros días estamos realizando actividades de repaso para volver a recordar y afianzar los contenidos que dimos durante el curso pasado y que el agua  y el sol parecen haber borrado de nuestras cabezas...Poco a poco va siendo hora de retomar y empezar a meter caña porque aunque no nos guste, las vacaciones se van quedando atrás y el nuevo curso será un reto para el que hay que trabajar..

Mientras os dejo unos vídeos de los peques trabajando hoy...

video

video


martes, 9 de septiembre de 2014

COMIENZA LA SEGUNDA PARTE DE NUESTRO VIAJE..

Imprimir
Hace un año, aproximadamente por estas fechas, iniciábamos un viaje cargado de ilusiones, esperanzas y algo de miedo por una nueva etapa que surgía para vuestros hijos y que desconocíamos hasta ese momento. Todo fue sucediendo, dando naturalidad a un momento que era preciso que estuviera ahí y que llegara cargado de lloros, sonrisas, rabietas...Poco a poco empezamos a situarnos, a conocer el nuevo espacio donde íbamos a establecer nuestro día a día y a nuestro nuevo profe que vino cargado de mucha ilusión y ganas  de hacer de cada uno de vuestros hijos un pequeño mago...

La tarea no fue fácil ,cada uno era de una manera y precisaba una cosa, había quien necesitaba sentirse cerca de mi y otros que preferían estar distanciados para pasar ese momento, unos que no paraban de hablar y otros que casi ni se les oía...pero al final todos fuimos haciendo piña, haciendo grupo y formando una gran familia que espero que siga al terminar estos tres años porque será buena señal..

Mi primera meta era que se sintieran bien, que confiaran en mi y supieran que yo estaba allí para ayudarles, para acompañarles en el extraño camino de ir haciéndose mayor..para plantearles retos y ayudarles a superarlos,  ponerles montañas y darles estrategias para que aprendieran a subirlas y poco a poco ir logrando que ellos mismos sean los propios artífices de su aprendizaje, sintiéndose cada vez más mayores y autónomos...

Y sin darnos cuenta se nos fue pasando el curso, aprendimos mientras jugamos y nos fuimos haciendo mayores.Conocimos las letras, los números y jugamos con ellos, entramos en el maravilloso mundo de ir logrando y superando cada nuevo reto que Jose nos proponía...y así llegamos hasta hoy...

Hoy empieza una etapa diferente, llena de las mismas ilusiones y ganas de siempre, pero esta vez somos mayores y los retos serán más difíciles, pero cada obstáculo que encontremos ahí estaré yo para darles la mano que les ayude a superarlo pero ellos harán el máximo esfuerzo...La idea es que ellos aprendan sin darse cuenta, que cada paso nuevo que den, les lleve a otro más  y así sucesivamente..hasta el momento que tengan que volar y ya no busquen el amparo de Jose porque estarán preparados para alcanzar cualquier reto...Ese día llegará y para entonces habré intentado armarles de las estrategias suficientes para que sigan volando solos...Mientras, seguiremos disfrutando cada día de magia, ilusión y muchas pero que muchas sorpresas y para todo esto necesitaré de vuestra ayuda, de vuestra confianza y de vuestra dedicación cómo habéis hecho hasta ahora...

Bienvenidos a este nuevo curso ...Pasad y disfrutad...

lunes, 1 de septiembre de 2014

UN BUEN MAESTRO...

Imprimir

De nuevo y desde el blog de Manu Velasco os regalamos esta preciosa entrada...

UN BUEN MAESTRO PONE ANTENAS A SUS ALUMNOS

Decía ya hace mucho tiempo Paulo Freire: "Enseñar no es transferir conocimiento, es crear la posibilidad de producirlo". Esta frase tan certera me ha hecho ver que lo mejor que podemos hacer los maestros es poner antenas en las cabezas de nuestros alumnos y que ellos sean los verdaderos protagonistas y responsables de su aprendizaje

En la actualidad nuestros alumnos no necesitan que les demos conferencias en el aula. Necesitan motivación, empatía y ayuda para descubrir y desarrollar sus pasiones personales. 

En nuestro día a día podemos observar como los alumnos aprenden a "jugar a la escuela". Perfeccionan el arte de ajustarse a los requisitos de cada maestro. El resultado de esta situación es que están más preocupados por obtener una buena calificación que por aprender. Y es una lástima que midamos el éxito por la capacidad para recordar información, por ser capaces de "regurgitar" información. Les decimos qué deben aprender, cómo aprenderlo, cuándo hacerlo y cómo demostrarnos que lo han aprendido.

Siete pasos para "poner antenas":

1. Inspirar, animar, escuchar y ofrecer perspectivas a nuestros alumnos.
2. Provocar la reflexión.
3. Utilizar modelos que les permitan descifrar y resolver cuestiones relacionadas con el mundo real.
4.  Permitirles ser actores críticos sobre la información, las preguntas y las respuestas. 
5. Alejarnos del modelo tipo "abrimos la página 70, leemos... y contestamos...".
6. Dejar de ofrecer tantos pensamientos ya masticados y hasta diferidos.
7. Enseñarles a enseñarse a si mismos.



LO IMPORTANTE NO ES LA ESPADA, SINO QUIEN LA MANEJA

Últimamente todo el mundo cree necesario cambiar "algo" en educación. Unos se centran en reformas estructurales, otros hacen hincapié en aspectos organizativos, algunos en los contenidos y asignaturas, y unos pocos se sacan de la chistera leyes educativas que han sido creadas sin la participación activa de los docentes. 

Desde mi punto de vista es necesario una verdadera revolución educativa que los "algos" anteriores, por si solos, no nos pueden aportar. Esta revolución debe ser profunda y centrarse, más bien, en los modos y maneras, en las actitudes y valores, en las concepciones de base fundamentales, en el DOCENTE...

Si queremos mejorar la educación lo tenemos que hacer los docentes. Somos quienes manejamos la espada y para hacerlo de la manera más sútil, eficaz y correcta, es necesario ir fraguando, poco a poco, un modo de trabajo y, sobre todo, una manera de ser y estar. De lo contrario, por magnífica que sea la espada, esta actuará de manera inadecuada.

En ocasiones se nos olvida y tendemos a pensar que las mejores escuelas son aquellas que disponen de magníficos recursos e instalaciones, y ¡no es así! Las mejores escuelas son las que cuentan con excelentes docentes.



UN BUEN MAESTRO BAILA, INVOLUCRA, NAVEGA, RESPETA Y VALORA

La escuela debe alimentar el hambre de descubrir. No se trata de enseñar muchas cosas, tal y como se ceba a un ganso. Nuestra función no es presentar a nuestros alumnos un alimento ya preparado y rogarles que lo traguen. Tenemos que hacer ver a nuestros alumnos que existen y que ellos son los protagonistas, los que deben descubrir el mundo bailando bajo la lluvia, navegando en su barco, respetando sus ritmos, valorándose, haciendo... Nuestra tarea es la de ayudar a que los niños amen el conocimiento, la de enseñarles a pensar por sí mismos y a convivir, la de ofrecerles criterios para que sepan elegir y discernir, la de aportarles la confianza suficiente para que logren respetarse a sí mismos y a todos los demás. Por eso considero vital que todos los maestros bailemos bajo la lluvia, naveguemos lejos de puerto, enseñemos con el ejemplo, demos tiempo al tiempo y descubramos los grandes tesoros que cada uno de nuestros alumnos guardan en su interior.



UN BUEN MAESTRO ESPOLEA, CULTIVA, SUELTA Y GALOPA

Creatividad, imaginación, fantasía... ¡Qué importantes son estas palabras! Un buen maestro alimenta la fantasía de sus alumnos para que viajen con su imaginación y descubran horizontes insospechados.

Si algo he aprendido en los últimos años es que todos somos creativos, pero necesitamos saber y creer que lo somos

Tenemos que alimentar la creatividad de nuestros alumnos llenando las aulas de vida, de experiencias, de sonrisas... y propiciando lo que yo llamo "ACTIVIDADES DESPERTADOR" que despierten su creatividad, imaginación, fantasía, curiosidad, ingenio, humor...



UN BUEN MAESTRO ENSEÑA A...

Con el paso de los años he llegado a la conclusión de que educamos a nuestros alumnos siguiendo normas que no siempre son razonables. Las encuentro demasiado limitadas y capaces de matar su creatividad. Si nuestros alumnos son diferentes, así debería ser nuestra forma de educarlos y enseñarles. Tenemos que permitir a nuestros alumnos soñar,  salirse de los límites, explorar nuevas posibilidades, asumir retos, perderse, hacer castillos en el aire, volar con su imaginación...
Decía Einsten: "Si sigues haciendo lo mismo que hacías, seguirás obteniendo los mismos resultados. Esperar obtener algo diferente haciendo lo mismo no es una solución adecuada." ¡Cuánta razón! ¿Verdad?
El problema de la falta de creatividad radica en la nula decisión de nuestros actos y en no responsabilizarnos de ellos. Hay tantas y tantas cosas que se deciden según unos criterios que nuestros alumnos se convierten en un mar de dudas. Debemosenseñarles a ser responsables respecto a lo que van a hacer y cómo lo harán. Si solo les damos una elección, no serán libres, pero si les damos al menos dos, les crearemos un conflicto, un diálogo interior y ahí empieza todo. Tienen que aprender a responsabilizarse de sus decisiones para sentirse libres y dotar su día a día de creatividad.
¿Cómo podemos conseguir todo esto? Teniendo en cuenta cinco premisas básicas que todo maestro debería decir a sus alumnos:
1. Para solucionar un problema o llegar a una meta hay muchos caminos. ¡Tú los debes elegir! No tengas miedo a equivocarte y si lo haces, recuerda que tienes la opción de seguir aprendiendo.
2. Tan importante como llegar a la meta es el propio camino. ¡Disfruta de él!
3. Sé valiente, atrévete, sueña y recuerda que el error forma parte del éxito.
4. ¡Piérdete! De esta manera encontrarás otros caminos que te llevarán a vivir emocionantes aventuras.
5. Lo más importante de todo es ser feliz, no perfecto. ¡No te agobies! Tendrás malos momentos, pero nunca tendrás una mala vida.



UN BUEN MAESTRO UTILIZA PALABRAS MÁGICAS

El lenguaje es mágico y tiene la capacidad de hacernos creer en nosotros mismos e incluso puede enseñarnos a volar. Un buen maestro utiliza palabras mágicas y desecha las palabras "feas" que pueden producir un efecto Pigmalión negativo

Las palabras mágicas tienen la capacidad de crear cosas buenas, por eso debemos elegir muy bien las palabras que utilizamos, ya que dan forma a nuestra realidad y expectativas. Si hablamos y pensamos todo el día de forma negativa encontraremos cada vez más negatividad a nuestro alrededor. Si por el contrario, utilizamos palabras mágicas nos será más fácil ver y hacer ver el lado soleado de la vida a nuestros alumnos. 

Hay que tener cuidado con las palabras que elegimos porque, para bien o para mal, marcarán a nuestros alumnos.


UN BUEN MAESTRO PROTEGE, ENSEÑA Y ESTIMULA

Un buen maestro... 

...protege los sueños. Todo empieza por un sueño. Es lo que nos hace pasar a la acción. ¿Quiénes somos nosotros para menospreciar los sueños de nuestros alumnos? Simplemente es cuestión de ponerse a andar y guiarlos hasta que encuentren el sendero oportuno.  ¿Por qué preocuparnos si construyen castillos en el aire? Lo que debemos hacer es ayudarles a colocar las bases debajo de ellos.

...enseña a conquistar el miedo. Consigue que sus alumnos vean el miedo como una ocasión para mejorar y evolucionar. ¿Cómo conquistarlo? Actuando. La acción alimenta la confianza, la pasividad el miedo. Cuando lo conquisten, cualquier logro estará a su alcance.

...estimula para que crean en si mismos. Si conseguimos que tengan fe en si mismos, acabarán sorteando cualquier obstáculo. ¿Cómo conseguirlo? Haciendo que se sientan queridos y capaces. Siendo conscientes de que nuestras creencias y las suyas determinarán sus realidades. Enseñándoles a mantener diálogos internos sanos y positivos. Y teniendo muy presente esta sabia reflexión de Nelson Mandela: "No te conviertas en algo menor de lo que puedas ser".


INTENTANDO SER...

Día a día aprendo algo nuevo de mis alumnos que me hace plantearme qué es ser un buen maestro. Más allá de la metodología he llegado a la conclusión de que lo realmente importante es tener sensibilidad. La sensibilidad nos permite lograr que nuestros alumnos viajen, reflexionen sobre la vida, caminen por su interior, salgan de su zona de confort. La sensibilidad nos permite acoger y comprender a todos. La sensibilidad nos ayuda a mirar la educación desde distintos ángulos. La sensibilidad nos hace insustituibles porque nunca podrá ser enseñada por las máquinas y sí por los seres humanos.


UN BUEN MAESTRO FOMENTA, ACOGE, CONFÍA Y RESPETA

Educar es una tarea de proximidad, de afecto, de compañía y de orientación. Por ello son necesarias una actitudes básicas en los maestros:
- Acoger a cada alumno, ofreciéndoles un trato cercano, atento y respetuoso.
- Confiar en sus capacidades y aprovechar para aprender de ellos.
- Respetar su libertad dejándoles volar, dejándoles elegir el camino...
- Fomentar su capacidad de iniciativa y creatividad. Existen tantas maneras de aprender como de enseñar.
En defenitiva, un buen maestro ayuda a que cada uno de sus alumnos crezcan en autonomía personal, reconoce que el alumno es el principal protagonista de su propio proceso formativo, atiende a la diversidad de ritmos de cada uno, enseña con el ejemplo, con su entrega, con su amor y con su paciencia.



UN BUEN MAESTRO ENSEÑA, LOGRA, ABRE Y EXTRAE

Un buen maestro:
- ENSEÑA a navegar en las aguas de la emocionalidad. Forma niños y jóvenes libres y felices. Para ello, pone siempre las emociones en primer lugar.
- LOGRA que sus alumnos se enamoren de la vida. Así jamás harán guerrasUsarán el diálogo para resolver sus conflictos.
- ABRE el corazón de sus alumnos. Les enseña a explorar el mundo que son, su propio ser. Actúa como poeta de la vida, extiende la mano y les muestra su capacidad interior, su gran valía.
- EXTRAE de cada lágrima una lección de vida. Prepara a sus alumnos para que no tengan miedo a equivocarse, sino miedo a no intentarlo.


UN BUEN MAESTRO ENSEÑA A SUS ALUMNOS A SALIR DE SU ZONA DE CONFORT

Es muy importante que salgamos y hagamos salir a nuestros alumnos de su zona de confort. Esta zona es el lugar donde estamos o hacemos cosas que son familiares para nosotros, tanto positivas como negativas.
Salir y motivar a nuestros alumnos para que salgan de esta zona tan cómoda no es fácil. Lo desconocido nos provoca dudas y nos da miedo porque no tenemos el control de la situación. Hay que aprender a aceptar la incertidumbre que encontraremos en el camino, ya que ella nos llevará al descubrimiento.
El camino a recorrer es muy importante y nuestros alumnos tienen que disfrutar de él. Está lleno de magia, sorpresas, alegría, decisiones, creatividad y mucho protagonismo. Ser protagonistas de su vida les permitirá disfrutar más del día a día, sentirse útiles y ser creativos en lo que hagan. Para ello, tenemos que dejar a nuestros alumnos ser valientes, equivocarse, perderse y descubrir su talento.
Decía Albert Einstein: "Todos tenemos un genio dentro, pero si juzgas a un pez por su habilidad para trepar árboles, este vivirá toda su vida creyendo que es un estúpido". ¡Cuánta razón!
Tenemos que estar abiertos a hacer cosas nuevas y de forma distinta a la habitual, así llevaremos a que nuestros alumnos se enfrenten a si mismos y se descubran.




LOS MAESTROS SOMOS...

Imprimir

Desde El Blog De Manu Velasco os traigo una interesante y excelente reflexión acerca de la que es la mejor y más maravillosa profesión del mundo...


LOS MAESTROS SOMOS SEMBRADORES



Hace ya varios años cuando estudiaba magisterio un profesor de la universidad me preguntó: ¿Qué es para ti la enseñanza?Acababa de aterrizar en la facultad y por aquel entonces se me llenó la boca de palabras técnicas y conceptos teóricos. Recientemente he tenido la posibilidad de volver a ver a este profesor, me recordó la conversación y me volvió a hacer la misma pregunta. En esta ocasión respondí rápida y brevemente, sin entretenerme en cuestiones inncesarias y en ninguna teoría. - "Querido Ramiro, enseñar es, ante todo, un acto de amor". Y a continuación os resumo el resto de la conversación:
Los maestros somos sembradores que sembramos semillas en el corazón de nuestros alumnos. Es allí, y no en la cabeza, donde realmente se comprenden las cosas que nos hacen ser felices y disfrutar de la vida. Tenemos la oportunidad y la suerte de llegar a su corazón e inundarlo de alegría. Ellos, a la vez, tocan el nuestro llenándolo de algo que yo identifico como gozo.
Existen sin duda muchas semillas, pero entre todas ellas, cinco se me antojan indispensables: amor, alegría, ternura, sinceridad y responsabilidad. Nuestros alumnos tienen que saber qué semillas hemos depositado en sus corazones y que estas irán creciendo a lo largo de su vida para enseñarles una verdadera lección:
De nada sirve aprender mucho, si luego nuestro corazón no es generoso y tierno, si hace que otros sean infelices y si no colabora para mejorar todo aquello que sienta que no es correcto. 
Por estos motivos, Ramiro, considero que la enseñanza tiene que ser artesana, cualitativa, basada en el cuidado y en el amor. Los sembradores debemos mimar nuestra huerta (clase), profundizar en la tierra (temas), sonreír, ser afectuosos, sembrar nuestras cinco semillas mágicas y regar las plantas (corazones).

Adiós Ramiro y gracias por tus semillas.




LOS MAESTROS SOMOS DJ´S

La vida palpita dentro de nuestras clases, por lo que la escuela se convierte en un espacio privilegiado. No siempre es así puesto que el sistema educativo actual tiene un esquema enseñante y disciplinar ajeno a la realidad de nuestros alumnos. En muchas ocasiones entrar en la escuela implica salir de la vida, de lo cotidiano... No debería ocurrir esto. Los maestros debemos ser DJ´S que partan de los intereses, preocupaciones y situaciones vitales que realmente afectan al alumno. Que acojan al niño y toda la vida que trae con él y en él. De esa vida parten sus motivaciones, y de ellas debería surgir siempre el aprendizaje.

No tenemos que obsesionarmos con los resultados, los frutos. Parece que las huellas que dejan nuestros alumnos son más importantes que los propios pasos.

Los maestros somos DJ´S porque extraemos de cada suceso, conflicto, éxito, adversidad... el potencial vital que contienen para conseguir un aprendizaje caracterizado por la sonrisa en el rostro y el gozo en el alma. Porque llenamos la escuela de sueños, ternura, caricias, entusiasmo, humor, alegría y creatividad. Porque añadimos a nuestros "grandes éxitos musicales" más: más corazón, más experiencias, más VIDA.


LOS MAESTROS SOMOS ALUMNOS

¿Quién es el maestro? Todos los maestros somos alumnos de nuestros alumnos, de nuestros compañeros, de lo desconocido y de la vida . Trabajamos juntos para  descubrir el mundo y nos convertimos en maestros al mismo tiempo que aprendemos. Estoy convencido de que el conocimiento se genera en red y para ello, nuestras aulas tienen que convertirse en un espacio de encuentro y de intercambio donde todos aprendamos.



LOS MAESTROS SOMOS TALLADORES

Los maestros somos talladores. Si "tallamos" de manera adecuada, nuestros "diamantes" brillarán para siempre. Serán capaces de decidir sus caminos, de aprender de sus errores, de tolerar y reconocer dificultades, de soñar y conseguir grandes sueños, de darse nuevas oportunidades cuando fracasen, de escuchar y ponerse en el lugar de los demás...
¿Cómo podemos los maestros contribuir para que nuestros alumnos brillen para siempre?
- No bombardeándolos con información que no sea aplicable a la vida.
- Enseñándoles a leer (palabras, sentimientos, emociones, situaciones...) para que puedan disfrutar del gran libro de la vida.
- Valorando las cualidades de cada uno y respetando las diferencias.
- Percibiendo lo invisible en sus miradas.
Al final todos brillarán, tarde o temprano, todos brillan, solo hay que tener fe y saber ver un diamante donde, a simple vista, solo se ve una piedra. 




LOS MAESTROS SOMOS CAMAREROS

Los maestros somos camareros y en nuestro "bar" los alumnos pueden encontrar las especialidades más sabrosas y nutritivas.
Estas especialidades educan para la vida, hacen que los alumnos adquieran una conciencia crítica, aumentan la autoestima, preparan para sobrevivir a las tormentas sociales, animan a explorar lo desconocido y a desarrollar la solidaridad, la tolerancia, la seguridad y la creatividad.
Todos los días nuestros alumnos necesitan, al menos, alguna de estas especialidades y ahí estamos los maestros, como buenos camareros, para servírselas al instante con la mejor de nuestras sonrisas y con una tierna mirada.



LOS MAESTROS SOMOS MAQUINISTAS

Los niños necesitan sentir nuestro calor, la seguridad de estar protegidos por alguien, sentirse a salvo, a gusto y felices. Hoy en día tienen de todo y sería terrible que les faltara lo esencial. ¿Qué es lo esencial? Protección, seguridad, afecto y cuatro tes. Los maestros conducimos todos los días el tren de la felicidad infantil, un tren cargado de lo esencial. En este tren nuestros alumnos podrán alcanzar lugares insólitos como las nubes, la luna, el fin del mundo...
Ternura, tiempo, tranquilidad y tutela, nuestros quehaceres de cada día o como dicen los franceses "toujours", la forma más hermosa de decir siempre.



LOS MAESTROS SOMOS BUSCADORES DE 

TESOROS


Cada persona guarda en su interior un tesoro que tenemos que reconocer y sacar a la luz. Para conseguirlo debemos utilizar una pedagogía, unos métodos y unos procedimientos que tengan en cuenta los sentimientos y las emociones.

Todos llevamos dentro un ser único y diferente y por eso la educación ha de ser personalizada, atendiendo a las características individuales y sociales de cada uno. ¡Os animo a buscar tesoros!



LOS MAESTROS SOMOS REGALADORES

Nuestro trabajo va más allá de la transmisión y evaluación de unos contenidos a nuestros alumnos, pues como personas que son, se hace imprescindible y necesario que les eduquemos en valores. La mejor manera de hacerlo es convirtiéndonos en regaladores. Cada día debemos hacer a nuestros alumnos varios regalos. Después ellos, aprendiendo de nuestro ejemplo, los abrirán y compartirán con los demás.



LOS MAESTROS SOMOS ENFERMEROS

Necesitamos formar jóvenes que tengan una emocionalidad rica e integrada. Debemos contribuir a desarrollar en nuestros alumnos la seguridad, la tolerancia, la solidaridad, la perseverancia, la inteligencia emocional... Trabajar con la emoción es más complejo e importante que hacerlo con las áreas de Matemáticas, Lengua, Inglés o Conocimiento del Medio. Tenemos que "vacunar" a nuestros alumnos para que se zambullan en la sociedad con una adecuada preparación para vivir, de lo contrario, contribuiremos a formar personas insensibles, hipersensibles o alineadas. ¡Convirtámonos en enfermeros!



LOS MAESTROS SOMOS PESCADORES

Para enseñar lo más importante es conocer al niño. Existen dramas personales de los chicos que forzosamente dejarán huella en su aprendizaje. Debemos ser consciente de ello, al igual que de sus intereses y pasiones. Es imposible planificar o programar sin conocer a los actores principales de nuestras programaciones y proyectos. Si no los conocemos, ¿cómo podemos hacerlos "picar"? La ternura, la paciencia, el interés y la escucha son los mejores cebos.


LOS MAESTROS SOMOS EQUILIBRISTAS

¡Realmente somos equilibristas! Todos los días intentamos que nuestros alumnos se interesen por el conocimiento y lo vivan con emoción. Convertimos el aula en un espacio mágico de mejora para todos. Pero no es tan fácil como parece ser equilibrista. Diariamente tenemos que compensar:
Exigencia con dedicación: podemos exigir a nuestros alumnos siempre y cuando nuestra dedicación hacia ellos sea total. No hay lugar para el descuido o la apatía en nuestra tarea.
Organización con creatividad: nuestros alumnos deben respetar unas reglas y saber actuar correctamente a cada instante, pero tampoco está mal, de vez en cuando: soñar, visitar Babia, dar la clase al aire libre, jugar con las palabras, investigar, contar chistes, bailar, rapear poesías, leer tumbados, inventar un nuevo idioma, convertirse en monstruos, etc.
Libertad con responsabilidad: debemos hacerles ver que la libertad se consigue siendo responsables y respetando a los demás.



sábado, 30 de agosto de 2014

EMMA VA AL COLEGIO....(LA VUELTA AL COLE)

Imprimir

Ya nos queda poco para dar comienzo un nuevo curso cargado de nuevas ilusiones, juegos y muchísimos parendizajes pero los primeros días suelen ser duros para todos, especialmente para ellos, los verdaderos protagonistas de este viaje, por eso quiero compartir con vosotros este maravilloso cuento que nos va a hacer un poquito más fácil la vuelta al cole...

La vuelta al cole, el primer día de clase suele ser duro para muchos niños. Emma descubre un secreto para tener a sus padres cerca de ella. Editorial SM, autora Susie Morgenstein, ilustración de Séverine Cordier. Recursos educativos para padres y profesores. Narra Beatriz Monterohttp://www.beatrizmontero.com


 

miércoles, 13 de agosto de 2014

¿QUE DEBE SABER UN NIÑO DE 4 AÑOS?

Imprimir
¿QUE DEBE SABER UN NIÑO DE 4 AÑOS?
Hace poco, en un foro sobre la educación de los hijos, leí una entrada de una madre preocupada porque 

sus hijos, de cuatro años y año y medio, no sabían lo suficiente. "¿Qué debe saber un niño de cuatro años?", 
preguntaba.


Las respuestas que leí me llamaron mucho la atención. Una madre indicaba una lista de todas las cosas que 
sabía su hijo. Contar hasta 100, los planetas, escribir su nombre y apellido, y así sucesivamente. Otras 
presumían de que sus hijos sabían muchas más cosas, incluso los de tres años. Algunas incluían enlaces a 
páginas con listas de lo que debe saber un niño a cada edad. Solo unas pocas decían que cada niño se 
desarrolla a su propio ritmo y que no hay que preocuparse.
Pensé que probablemente la respuesta de esas mujeres a una madre angustiada fuera añadirle más 
preocupación. Somos una cultura tan competitiva que hasta nuestros niños en edad preescolar se han 
convertido en trofeos de los que presumir. Pero atención!!! La infancia no debe ser una carrera que arroja 
por resultado niños ganadores y niños perdedores.
Alicia Bayer, una mujer norteamericana que se interesa por los temas de infancia y educación, hace una lista 
de aquellas cosas importantes que debe saber un niño/a de 4 años. Me pareció hermosa y la comparto:
1.Debe saber que lo quieren por completo, incondicionalmente y en todo momento.
2.Debe saber que está a salvo y además cómo mantenerse a salvo en lugares públicos, con otra gente y en 
distintas situaciones. Debe saber que tiene que fiarse de su instinto cuando conozca a alguien y que nunca 
tiene que hacer algo que no le parezca apropiado, se lo pida quien se lo pida. Debe conocer sus derechos y
 que su familia siempre lo va a apoyar.
3.Debe saber reír y utilizar su imaginación. Debe saber que nunca pasa nada por pintar el cielo de color 
naranja o dibujar gatos con seis patas.
4.Debe saber lo que le gusta y tener la seguridad de que se le va a dejar dedicarse a ello. Si no le apetece 
nada aprender los números, sus padres tienen que darse cuenta de que ya los aprenderá, casi sin querer, y 
dejar que en cambio se dedique a las naves espaciales, los dinosaurios, a dibujar o a jugar en el barro.
5.Debe saber que el mundo es mágico y él también. Debe saber que es fantástico, listo, creativo, compasivo
 y maravilloso. Debe saber que pasar el día al aire libre haciendo collares de flores, pasteles de barro y 
casitas de cuentos de hadas es tan importante como aprender los números. Mejor dicho, mucho más.
Pero más importante es lo que deben saber los padres:
1.Que cada niño aprende a andar, hablar, leer y hacer cálculos a su propio ritmo, y que eso no influye en 
absoluto en cómo de bien ande, hable, lea o haga cálculos después.
2.Que el factor que más influye en el buen rendimiento académico y las buenas notas en el futuro no son los 
manuales, ni las guarderías elegantes, ni los juguetes caros, sino que mamá o papá dediquen un rato cada día
 o cada noche (o ambos) a compartir momentos de juego, lectura, dibujos y risas con sus hijos.
3.Que ser el niño más listo o más estudioso de la clase nunca ha significado ser el más feliz. Estamos tan 
obsesionados por tratar de dar a nuestros hijos todas las "ventajas" que lo que les estamos dando son unas 
vidas tan pluriempleadas y llenas de tensión como las nuestras. Una de las mejores cosas que podemos 
ofrecer a nuestros hijos es una niñez sencilla y despreocupada.
4.Que nuestros niños merecen vivir rodeados de libros, naturaleza, utensilios artísticos y, lo más importante, 
libertad para explorarlos. La mayoría de nosotros podríamos deshacernos del 90% de los juguetes de 
nuestros hijos y no los echarían de menos, pero algunos son importantes: juguetes creativos como los LEGO
 y los de encastre, una buena cantidad de témperas y plastilinas, los instrumentos musicales, los disfraces, y
 libros y más libros. Necesitan libertad para explorar con estas y otras cosas, amasar pan y ponerlo todo 
perdido, usar pintura, plastilina y purpurina en la mesa de la cocina mientras hacemos la cena aunque lo 
salpiquen todo, tener un rincón en el jardín en que puedan arrancar la hierba y hacer un cajón de barro.

5.Que nuestros hijos necesitan tenernos más. Hemos aprendido tan bien eso de que necesitamos cuidar de 
nosotros mismos que algunos lo usamos como excusa para que otros cuiden de nuestros hijos. Claro que 
todos necesitamos tiempo para un baño tranquilo, ver a los amigos, un rato para despejar la cabeza y, de 
vez en cuando, algo de vida aparte de los hijos. Pero vivimos en una época en la que las revistas para 
padres recomiendan que tratemos de dedicar 10 minutos diarios a cada hijo y prever un sábado al mes 
dedicado a la familia. ¡Qué horror! Nuestros hijos necesitan la Nintendo, los ordenadores, las actividades 
extraescolares, las clases de ballet, fultbol e ingles mucho menos de lo que nos necesitan a NOSOTROS. 
Necesitan a unos padres que se sienten a escuchar su relato de lo que han hecho durante el día, unas 

madres que se sienten a hacer manualidades con ellos, padres y madres que les lean cuentos y hagan 

tonterías con 
ellos. Necesitan que demos paseos con ellos en las noches de primavera sin importarnos que el pequeñajo 
vaya a 150 metros por hora. Tienen derecho a ayudarnos a hacer la cena aunque tardemos el doble y 
trabajemos el doble. Tienen derecho a saber que para nosotros son una prioridad y que nos encanta 
verdaderamente estar con ellos.
..............................................................................................
Mucho para reflexionar como padres, educadores, o desde el lugar que nos toque en contacto con uno de 
los tesoros más preciosos: LA INFANCIA.
Lic. Miriam I Martínez

martes, 24 de junio de 2014

ACTIVIDADES PARA EL VERANO

Imprimir

Como todos los años podemos encontrar en El Portal de Educación de la Junta de Castilla y León una serie de actividades para estas vacaciones que nos vendrán muy bien para repasar y jugar y de esta forma podéis seguir afianzando y trabajando todo lo que hemos ido aprendiendo este curso.

Las actividades están divididas en EDUCACIÓN INFANTIL, EDUCACIÓN PRIMARIA Y SECUNDARIA y tienen un sinfín de juegos para divertirnos mientras aprendemos..

Pincha en la imagen y a pasar un gran rato...





¡¡¡FELIZ VERANO!!!

viernes, 20 de junio de 2014

FIESTA FIN DE CURSO...FIESTA DEL AGUA

Imprimir
Con la Fiesta del agua nos bajamos en la primera de las estaciones de este mágico viaje que empezó allá por el mes de septiembre. Desde ese momento hasta hoy nos han sucedido montones de cosas, montones de momentos de toda índole, sonrisas, lloros, alegría, tristeza, ilusíón, duda, miedo pero sobretodo algo que nunca podrá faltar en nuestra clase; magia. mucha pero que mucha magia...

La próxima estación va a venir después de las vacaciones estivales, será entonces el momento de volver a cargarnos las pilas y de asumir nuevos retos que iremos consiguiendo con la misma facilidad y casi sin darnos cuenta con la que hemos pasado este primer curso, con vuestra ayuda y su ilusión cada nuevo logro será la chispa que haga que se encienda la mecha que nos lleve al siguiente, algo más complejo pero asequible para la fuerza de los pequeños magos...

Ahora a coger fuerzas y a cargar pilas...¡FELIZ VERANO!


Jose Romero de Slidely by Slidely Slideshow

lunes, 26 de mayo de 2014

martes, 20 de mayo de 2014

LOS MIEDOS INFANTILES

Imprimir
Desde Educapeques nos traen pautas acerca de una de las etapas presentes en el desarrollo del niñ@ y universales, más allá de las distintas culturas ,y naturales dada su índole evolutiva..LOS MIEDOS INFANTILES. Teniendo en cuenta que estamos en el periodo de edad propicio para que aparezcan o se estén dando en nuestros peques quiero compartir con vosotros esta información que a buen seguro os va a ayudar...

Miedos y fobias infantiles

Los miedos y fobias infantiles son naturales y universales, ocurren como algonormal en el desarrollo del niño. Los niños no entienden el mundo que les rodea y esto les crea incertidumbre y  miedo.   Pero los miedos pueden ser perjudiciales, por ello debemos prestar atención a los miedos de los más pequeños.

Tipos de miedos

Los miedos de los niños van variando a medida que crecen.
  • El principal miedo de todos los niños, es el miedo a separarse de sus padres, el miedo al abandono. No comprenden el mundo y  sus personas de apego les aportan seguridad y calma
  • Toda situación que suponga un cambio también les produce miedo. Ante este mundo desconocido para ellos, necesitan estabilidad y rutinas.
  •  El miedo a lo desconocido, es común a todos los niños y en general a todas las    personas. Ante cosas y     situaciones desconocidas es fundamentaltransmitir tranquilidad al niño.
  • Existen otro tipo de miedos que los niños aprenden que les son transmitidos  por  su personas mas cercanas. Es importante prestar atención a nuestros propios miedos para no enseñárselos al niño.
  • Fobias especificas, como miedo a la oscuridad, a los monstruos, a algún animal, etc.    Estas fobias son parte normal del desarrollo, pero pueden convertirse en algo problemático, por ello es fundamental, acompañar al niño para afrontar estos miedos, empleando juegos, humos, hablando con ellos de manera que les ayudemos a desmitificarlo.

PAUTAS PARA AYUDAR A SUPERAR LOS MIEDOS

  • Muestra tranquilidad  y  transmítesela, no le demuestres preocupación y/o angustia. El niño mediante modelado (imitación) interioriza los patrones que ve en su familia. Si mostramos tensión, le enseñamos al niño a tener tensión.
  •  No  fuerces  al  niño  a las situaciones, cosas y objetos que teme. Elabora un  plan  de  acercamiento progresivo.
  •  Utiliza tu ejemplo, enseña al niño que no pasa nada en esas situaciones que teme.
  •  Nunca ridiculices al niño y respeta sus temores.
  • Si el niño es pequeño (1 a 4 años) emplea algún cuento inventando algún objeto concreto que le ayude a superar ese miedo (recuerda la pluma de Dumbo).
  • Cuando avance su nivel de desarrollo (5 a 9 años).  Acompáñale y ayúdale a enfrentarse a los miedos, utiliza el juego y el humor (si tiene miedo a la oscuridad, juega con él encendiendo y apagando la luz) de esta forma se desmitifican los miedos.
  •  Con niños más mayores (9 en adelanteImplícale , haz que sienta que no tiene sentido sentir miedo antdeterminadas cosas. Habla y razona con el para queopine y busque soluciones.
Celia Rodriguez Ruiz y Educapeques

También y desde la página GUÍAINFANTIL.COM, realizan un monográfico acerca de los miedos infantiles y como atajarlos desde las primeras edades..

Los miedos infantiles. Miedos en los niños

Los miedos son sentimientos totalmente normales en los niños y bebés


Si tu hijo sufre por algún miedo es muy importante transmitirle tranquilidad, seguridad y ayudarle a superarlos con mucho cariño y comprensión. De una forma general, los miedos suelen aparecer en edades comprendidas entre los 3 y los 6 años, cuando el niño aún no entiende el mundo que le rodea y no es capaz de separar lo real de lo imaginario. 
Algunos miedos llegan a ser perjudiciales para el desarrollo del niño, sin embargo hay otros que le enseñan a ser mas precavido. Según algunos investigadores, los miedos aparecen y desaparecen, cambian a medida que el niño va creciendo y es capaz de superarlos cuando reconoce poco a poco la realidad. Se debe tener en cuenta que no se puede acabar con todos los miedos porque estos también permiten al niño entender el mundo.

Cuándo aparece el miedo en los niños

Muchos de estos miedos se ven inducidos por el ambiente externo y otros están fundados en experiencias negativas en casa o fuera de ella. Estos últimos pueden servir a los padres como alarma para identificar situaciones de maltrato o abuso a su hijo. Uno de los miedos infantiles más habituales es el miedo al abandono en general, reflejado en los primero días de escuela o en la separación de los padres. También son frecuentes los temores  a las personas extrañas, a objetos raros, a los ruidos fuertes, a la muerte o a la oscuridad.

Lo que no debes hacer cuando tu hijo sienta miedo

No debemos ignorar los miedos de los niños y sí ayudarles a superarlos

s tan importante saber lo qué hacer cuando los niños sienten miedo como lo que no se debe hacer. Para que los niños superen sus miedos, la actitud de los padres es esencial. Corresponde a los padres respetar, comprender y buscar entender los miedos de sus pequeños.
Los miedos infantiles son inevitables pero si el niño cuenta con el apoyo y la paciencia de sus padres, el miedo sólo será una palabra de 5 letras. Es necesario que el niño sienta confianza en alguien sí controlables si el niño cuenta con la confianza y la ayuda de sus padres y cuidadores

Cómo ayudar al niño a superar sus miedos

Sigue algunos consejos y recomendaciones para que los niños superen los miedos con la ayuda y la orientación de los padres:
- No asuste a tu hijo con historias de ogros, de fantasmas, de brujas, etc., principalmente antes de acostarle. Tienes que decirle que estos personajes solamente existen en los cuentos y películas...
- No te rías de los temores que tu hijo expresa. Si ridiculizas o burlas de su miedo disminuirá su confianza. Frases como No seas tonto, niños como tu no deben tener miedo de eso, o No tienes vergüenza de tener estos miedos..., no contribuirán para disminuir el temor que él siente. Al revés, le desanimará a compartir sus temores contigo.
- No transmita mas miedo a tu hijo del que ya tiene. Él necesita tener su seguridad y confianza. No ignore sus miedos. No le mienta, por ejemplo, diciéndole que una inyección no le dolerá o algo parecido. Si mientes sobre una situación de miedo le producirá más temor. Ayúdale a prepararse para enfrentar la situación con la verdad y con honestidad. Si tu hijo tiene miedo de irse al colegio, oiga sus razones, llévalo de visita a la escuela, enséñale su clase y habla sobre lo mucho que irá aprender allí.
- No obligues a tu hijo a pasar situaciones que él teme. Los miedos no se superan enfrentándose a la situación de una vez por todas. En lugar de ayudar, algunas veces esto intensifica el miedo. Tu hijo tiene el derecho de acostumbrarse poco a poco a situación que él teme. No le obligues ver una película de la cual él tiene miedo, o que acaricie a un perro que no le gusta, o que se monte en una montaña rusa cuando vayan a un parque de atracciones.
- No transmita sus temores personales hacia tu hijo. Si tienes miedo a las arañas, tu hijo puede sentirlo. La forma en que enfrentas tus propios miedos le da a tu niño el patrón a seguir para enfrentar situaciones similares. El miedo también se aprende.
- No le llames de cobarde o infantil a tu hijo si se muestra temeroso ante cualquier situación. No le ridiculices. Eso no le ayudará en absoluto. Le hará sentirse inseguro, necesitado de cariño, solitario y sin comprensión.
- No le obligues a afrontar su miedo en solitario. Este es un tremendo error. Nunca obligues a tu hijo a entrar a oscuras en su habitación si no quiere hacerlo. Provocarás un aumento de su ansiedad y contribuirás a alargar ese miedo e incluso a perpetuarlo. Además, el sentimiento de no ser capaz de afrontar la situación no le dejará sentirse orgulloso de sí mismo.
- No le des demasiada importancia. Si cada vez que veas un perro te interpones entre tu hijo y el animal e insistes en que tu le defenderás, el niño acabará pensando que todos los perros son realmente peligrosos y no podrá superar su miedo.
- No ignores los miedos de tu hijo. Si así lo haces, el niño se sentirá perdido y solo. No encontrará la forma de enfrentarse al problema y percibirá por tu parte desinterés y falta de cariño y de atención.

Miedo a la oscuridad

Sin la debida atención los miedos a la oscuridad pueden convertirse en fobias

El miedo es una reacción de protección del organismo para huir de las situaciones que se entienden como peligrosas. Uno de los miedos más vividos y sufridos por los niños, principalmente entre los 3 y 8 años de edad, es el temor a la oscuridad. No se conocen las causas, pero todo puede estar relacionado al conocimiento propio del desarrollo infantil. El miedo a la oscuridad puede nacer después de que el niño haya escuchado algún cuento, visto una película u hojeado algún libro. Una imagen, una experiencia o simplemente la imaginación, puede despertar el miedo a la oscuridad en los niños.
Otro motivo que puede causar miedo a los niños es un cambio de casa. La nueva habitación puede despertar su imaginación hacia lo desconocido. El miedo a la oscuridad, normalmente, aparece a la hora de dormir. Cuando un niño pide a sus padres que no le apaguen la luz, puede estar queriendo alargar su día y también desear no tener miedo de estar en la oscuridad.

Por qué les asusta la oscuridad?

Los niños suelen relacionar la oscuridad con la soledad y el desamparo. También, la poca visión hace volar la imaginación y sospechar que la oscuridad esconde a personas desconocidas o monstruos debajo de su cama, dentro de su armario o detrás de las cortinas de su habitación. Un simple ruido puede representar una nueva amenaza, que viene de algún fantasma o de otra criatura de su imaginación. En muchos casos, la oscuridad representa el fin del día, el término de las actividades y de los juegos. Cuando llega la oscuridad, los padres se van y ya no se puede leer ni jugar, ni hacer nada divertido. En ese caso, no se trata de miedo y sí de inquietud por lo que ya no puede hacer, por la impotencia.

Soluciones contra el miedo a la oscuridad

Cuando los padres identifican que el rechazo de su hijo está relacionado al fin de las actividades, porque lo que quiere es seguir jugando y estar con sus padres, no existe otro remedio que ser firmes. Es la hora de irse a la cama y despedirse con un beso. El niño acabará aprendiendo que sus excusas no funcionan y se dormirá. En el caso de que los padres valoren que su hijo tiene miedo y está muy asustado, no se debe menospreciar la situación. En este caso, se debe hablar con el niño, demostrarle cariño y comprensión. Conviene prestarle un poco más de atención, contarle un cuento alegre y positivo o charlar sobre las experiencias del día. Le ayudará a distraerse hasta que concilie el sueño. Las pequeñas luces en los enchufes de las paredes o las lámparas de luz tenue son una buena solución para que el niño no esté en total oscuridad y suele dar buenos resultados. Otra alternativa es regalar al niño un muñeco o un peluche que le haga compañía o que necesite de su cuidado, pues le ayudará a sentirse más arropado. Para que el niño se sienta más seguro, no cierres las puertas de las habitaciones o deja alguna luz encendida como la de un pasillo, por ejemplo.

Jugar en la oscuridad para combatir el miedo

Algunos expertos en temas de sueño recomiendan jugar en la oscuridad durante el día, con las persianas de la habitación bajadas. De esta forma, se desmitifica la oscuridad como tal y el niño se familiariza con la ausencia de luz. Esta actividad permite al niño disfrutar con juegos como las sombras de los dedos en la pared, la búsqueda de cosas escondidas o las adivinanzas sobre lo que está tocando y no ve. Inventar secretos para acabar con los monstruos también ayuda al niño a dominar el miedo a la oscuridad. Otra sugerencia sería tranquilizar al niño antes de que se vaya a la cama. Un cuento, una ducha, una canción o una música tranquila pueden ayudar a que se relaje. A los niños les encanta el masaje también. Nada más favorable y relajante. Solamente en los casos más graves, cuando el miedo ya impide que el niño duerma las horas necesarias para su bienestar o cuando no funcionen ninguna de las alternativas mencionadas, es recomendable la ayuda y la orientación de un psicólogo.

Los miedos de los niños según su edad

El miedo en la infancia es evolutivo. Entrevista a la psicóloga Silvia Álava


ener miedo es algo común en los niños. Los miedos de los niños son evolutivos, es decir, van cambiando según la edad del niño y esto da lugar a que no se tenga miedo a las mismas cosas a medida que los pequeños van creciendo. La clave está en aprender a superarlos cada uno en su momento y a la edad a la que aparece, evitando que se queden estancados y que el niño vaya acumulando miedos a lo largo de su crecimiento. 
La psicóloga Silvia Álava, coordinadora de la Sección Infantil del Centro de Psicología Álava-Reyes Consultores, ayuda a los padres a entender los miedos de los niños y nos ofrece excelentes consejos para superar el miedo.

Un miedo para cada edad de los niños


Los miedos crecen con los niños. ¿De qué tienen miedo los niños según la edad que tengan?Hay edades en las que evolutivamente hablando es normal tener miedo. Los niños a los dos, cuatro o incluso los seis años pasan por una etapa de miedos. Muchas veces, por ejemplo, es muy común el miedo a la oscuridad. Los padres tienen que saber que es algo normal y que muchas veces lo podemos arreglar poniéndoles una lucecita en su habitación, que proyecte una luz indirecta. Lo que no podemos hacer es reforzar ese miedo. Conviene tranquilizarle y ponerle la luz... sin entrar en que venga a dormir con nosotros a nuestra cama, porque lo que ocurriría es que la ganancia secundaria de ese miedo se hace tan fuerte que vamos a conseguir que se prorrogue durante el tiempo, y aumente incluso la intensidad.
¿Cuáles son los miedos evolutivos y a qué edad se producen?A los seis meses, el niño ya empieza con elmiedo a los extraños. Empieza a extrañar a su adulto de referencia, que generalmente, es su mamá. Por eso, hay niños que hasta entonces habían estado como muy contentos de pasar de mano en mano, y de repente cuando no está con su mamá, se ponen a llorar o se remueven un poquito más. A partir de los seis meses comienza el miedo a los extraños y el niño empieza a extrañar a los padres cuando no están. Por eso, es bueno que los niños salgan de la habitación de los padres por la noche en torno a los cinco meses, para que cuando se despierten, no extrañen tanto a sus figuras de referencia, a la mamá y al papá.
En torno a los dos años, surge un cierto miedo de 'abandono'. Cuando al niño le dejas en laguardería con dos años, a veces se queda un poquito más intranquilo porque es como '¿Pero seguro que me van a venir a buscar?'. Entonces, lo más probable es que el niño se angustie un poquito, se quede llorando, y a los cinco minutos ya se le ha pasado, se pone a jugar, ya está felizcon el resto de los niños... y luego cuando vamos, su profesora o sus educadores nos dicen: '¡Qué va!, si saliste por la puerta y estuvo todo el rato jugando'. Entonces, tampoco habría que darle más importancia. El problema lo tendríamos con un niño que vemos que ya ha pasado ese periodo de adaptación, ese periodo de miedo o de angustia de separación y no empieza a tener claro que su padre va a volver y se tira toda la mañana llorando. Ahí hay que valorar que no pueda haber otro problema.
A los cuatro años, puede aparecer el miedo a la oscuridad. No hace falta que nos pongamos muy tajantes de 'Tienes que dormir con la luz completamente apagada y con la persiana bajada'. No pasa nada por dejarles una pequeña luz indirecta, de hecho además venden muchas lucecitas de las que se pueden poner en un enchufe, o una pequeña lamparita por la noche, que proyecte una luz que sea una luz indirecta que simplemente al niño le de un poquito de seguridad porque no está totalmente a oscuras. Según el niño va creciendo, él mismo nos va a decir un día: 'mamá, papá, ya soy mayor, no necesito la luz'. 
Y algunos enlaces más muy recomendables...










Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

BLOGS A LOS QUE SIGO...

FOLLETOS PARA PADRES DESCARGABLES

Boletin de recopilaciones FAMILIA y COLE 1

Boletín de Recopilaciones FAMILIA y COLE 2